Cualquier instalación eléctrica necesita de un buen sistema de conexión a tierra para proteger cualquier equipo que esté conectado a dicha red eléctrica. Es de esta manera que evitamos accidentes y pérdidas económicas al impedir que los equipos tengan que ser reemplazados.

Es bien sabido que una instalación de mala calidad aumenta la probabilidad de tener fallos y de descargas eléctricas por lo que una conexión a tierra es necesaria. Esto quiere decir que necesitamos una conexión que conduzca la electricidad entre un circuito y la tierra porque de esta manera evitamos las variaciones de potencia que provocan las descargas generadas por un voltaje que no es constante o por la caída de un rayo, entre otros casos.

La conexión a tierra es una ruta segura para estos picos de electricidad y un camino por el cual puedan disiparse sin poner en riesgo a personas o a la instalación misma y de ahí viene su importancia.

Por esta razón, es esencial que cada instalación eléctrica sea realizada por verdaderos profesionales que puedan garantizar la seguridad de la red que se coloca en cualquier espacio.